Françoise, le peintre

Françoise, le peintre

La historia

París es la ciudad extranjera que más veces he visitado. Y nunca me canso. Me encanta el aire que se respira, el ambiente de las terrazas y cafés, la gastronomía y la pastelería y todas las exquisiteces, Ladurée, el Louvre y Montmatre. La escultura de Françoise nació porque quería hacer un homenaje a una ciudad que ha sufrido el horror de la intolerancia.

 

Una curiosidad

Françoise es el pintor bohemio he querido esculpir porque representa un pintor bohemio, de mirada risueña, que inspira la ternura de mis viajes a París y además representa a tota una época de artistas que marcaron un antes y un después en el panorama artístico mundial.

 

Técnica

La escultura está realizada en chocolate plástico blanco y en fondant

Client

50 cm de alta