Un año de ExpoGato. Tutorial y proceso de creación de “RESPECT. THEY DO.”

Hoy quiero hablaros de cómo hice la tarta con la que gané el Primer Premio en Tarta Tallada y el Best in Show de Expogato  2016. La tarta más tierna y emotiva que he hecho hasta el momento. Ya hace un año que viajé a Marsella para participar en el concurso de repostería creativa y aún recuerdo como si fuera ayer la ilusión que puse en este proyecto. El proceso de creación fue intenso y precioso.

¿Cómo se te ocurrió la idea de esta tarta de fondant y chocolate moldeable tan grande? Muchos de los alumnos y seguidores me preguntan esto a menudo. Yo siempre respondo que fue un conjunto de coincidencias. El tema venía marcado por la organización: los animales. El resto me venía desde pequeño: mi devoción particular hacia ellos, su semejanza, su empatía, su inteligencia, nuestro pasado común.

Así que empecé a pensar en cómo podía adornar al chimpancé para que tuviera entidad en sí mismo. Decidí que reivindicaría los derechos de los animales y buscando, encontré una campaña titulada “Animals are not clowns”, de la Liga Portuguesa de Derechos Animales (LPDA), que fue el detonante del carácter circense de mi tarta.

Titulé la tarta “Respect. They Do.” pues quería poner de manifiesto el uso lúdico que le damos a los animales, en vez de respetarlos. Les destrozamos su hábitat, los matamos por hobbie en cacerías organizadas y además los capturamos para que nos entretengan en circos. Esta es la esencia de esta tarta. Tenía muy claro que la expresión tenía que ser el punto central. Es un chimpancé triste, pues está disfrazado de circo y puesto en una caja, sin poder moverse ni defenderse, en una situación incluso ridícula.

¿Y cuánto tiempo tardaste en hacer esta tarta? Es otra pregunta obligada.  Tardé un mes y medio desde que empecé a trabajar en el concepto. Hice un par de maquetas previas para poder ver estructura, proporciones, texturas, pintura, expresión e iconografía. Después hice el boceto para trazar la estructura general y finalmente me puse a tallar y modelar en chocolate moldeable. Para la tarta en sí tardé 10 días seguidos y sin descansos.

¿Y cómo lo transportaste? Es la última pregunta de rigor. Lo transporté en mi coche, un Seat Ibiza. En ese pequeño maletero llevé la caja montada por un lado y el chimpancé con otra base por el otro. Esto permitió que pudiera hacer una tarta espectacular, que se pudiera cargar mejor (dividía el peso en dos) y que la altura del techo no fuera un impedimento.

Esta tarta tallada es 100% comestible (requisito indispensable de la organización). Para la caja utilicé bizcocho y ganache, con una estructura de metal y madera (bien aislada) para soportar el peso,  y fondant para decorar. Para el chimpancé utilicé una sencilla estructura de metal y madera, 10kg de Rice Krispies Treats (que tallé para darle la forma primigenia) 5kg de chocolate moldeable blanco teñido de tono piel, 1.5kg de chocolate moldeable negro para hacer los más de 3.000 pelos que lo cubrían y fondant para la armilla.

Durante el viaje de vuelta, cansado por la intensidad de la experiencia me dí cuenta que ese chimpancé, con esa expresión de tristeza, me había robado el corazón, y seguramente fue por la emoción con la que viví ese proceso, que recuerdo con tanto cariño ese mes de Febrero de 2016.

No Comments

Post a Comment